Home

“Es más acertado decir que la lactancia materna no debería doler, pero duele al comienzo, que decir que no duele en absoluto”

Durante el embarazo soñé que le daba pecho a mi bebé, le salpicaba toda la cara de leche y nos echábamos a reír. Lo que nunca soñé fue que me iban a doler los senos…y claro nunca me lo imaginé, pues la teoría, los cursos y conferencias siempre nos mostraron que “desde que el bebé esté bien agarrado, no duele para nada”

La lactancia es toda una gran experiencia, es una conexión fantástica con el bebé. Ver esos ojitos, cada detalle de su rostro, tocar su manos, sentir sus suspiros. Es maravilloso… Así la viví el primer mes:

En la clínica

El día que nació Oli, me lo pasaron para lactarlo cuando recuperé la movilidad de las piernas, como a las 2 hrs. En ese momento mi bebé solo dormía y la enfermera me decía “dele forma al pezón” y yo la verdad no sabía como hacer, así que ella lo hizo y decidió llevarse a mi bebé, me dió mucho mal genio. Ya en la habitación pude tenerlo en mis brazos, detallarlo, ver como era y tratar de lactarlo, pero él seguía durmiendo. Ese día en la madrugada encendió el chip de succión y empezó a hacer la tarea. Fue muy lindo, tenerlo ahí contra mi cuerpo, calientito, con sus ojitos cerrados, todo concentrado en lo que tenía que hacer. Estuvo pegado a un seno 1hr, y las enfermeras dijeron que lo hacía muy bien, con mucha fuerza. No me dolía nada, me encantaba tenerlo ahí pegado todo el día si él quería…y claro estar en la clínica significa cero dolor, por los analgésicos y mucha comodidad.

En la casa

Lactar es toda una ciencia, debes estar pendiente de la postura, de la posición del bebé, del agarre, del tiempo. Al comienzo era la locura porque todo se unía; dolor de la herida, sensibilidad, dolor de pezones, la sed, falta de sueño, baby blues…Sentía que amamantaba todo el día. Generalmente era sentada en la cama o en una silla, con muchas almohadas y la media luna, un gran regalo por cierto. Pero el dolor comenzó, eran diferentes dolores pero aquí hablaré sólo el de la lactancia. Los pezones se agrietaron y están muy sensibles, el roce de la ropa, el agua cuando me baño, duele mucho. Se acabaron los abrazos porque no soporto que nada me toque. También tuve dolor en los senos, como chuzadas cuando el bebé succiona, por eso ando con las puchas al aire…

La “bajada de la leche

Sin poder cerrar los brazos y con dos balones en el pecho…así me sentí ese día. Al tercer día del nacimiento mis senos producían leche más madura y se dió lo que popularmente se conoce como la bajada de la leche, toda una experiencia: senos hinchados, un poco adoloridos, brillantes, piel tensa, y muy muy grandes…justamente ese día llegó mi hermano de sorpresa a visitarme, él vive fuera del país. Así que era mi familia y mis suegros prácticamente viendo cómo me bajada la leche..así o más incómodo…
Pero ni modo, son gajes del oficio de ser mamá, hasta ahí soporté que vieran cuando lactaba, pues no tenía más opción, primero mi bebé…ya después pude manifestar que no me gustaba que me vieran jejejeje
Para ese dolor me ayudó hacerme masajes circulares y poner al bebé a todo momento

Asesoría y tips de lactancia

A los 20 días descubrí que se me cayó un pedacito de piel del pezón izquierdo y pensé que esa era la razón del dolor tan intenso. La lactancia se había convertido para mi en un sufrimiento y un dilema, pues lloraba del dolor pero sonreía porque mi bebé estaba comiendo muy bien. Fue entonces cuando decidí pedir ayuda, fui a la clínica a una asesoría para resolver mis dudas, fue una excelente desición. Aquí les dejo algunos tips, tal vez les ayuda a las mamás que leen este blog:

  • La comodidad ante todo: Es importante que el bebé y la mamá estén muy cómodos. Se debe revisar la tensión de los hombros y relajarse. A veces estamos tensionadas y no nos damos cuenta.
  • El bebé debe ir al seno y no el seno al bebé
  • El tiempo de lactancia debe ser un tiempo de calidad. Hay que estimular al bebé para que esté activo comiendo y desocupe el seno. No debe ser menos de media hora en cada seno, siempre debe tomar de los dos. Hay que preguntarse si el bebé está comiendo más de una hora, si en verdad ha estado despierto. Esto también nos ha ayudado bastante porque el bebé duerme más profundo y por más tiempo.
  • Si los senos están muy congestionados, antes de darle al bebé se puede extraer durante 5 minutos para aliviar el dolor. Sin embargo si no es necesario recolectar leche, es preferible no sobre estimular con el extractor y sacarse manualmente o darle más seguido.
  • Beber mucha agua o líquido. A mi me da una sed enorme cuando amamanto y durante el día. Me ha servido mucho tomar un gran sorbo de agua antes de que el bebé se agarre.
  • No olvidar la respiración. En esto mi esposo me ha ayudado mucho porque a veces se me olvida, y él está ahí diciéndome “tranquila, respira, 1, 2, 3”
  • No es contraindicado no usar brassier, sin embargo a veces ayuda al menos tener un top, así se disminuye el dolor de espalda. Sobre todo cuando los senos son grandes.
  • El bebé no perderá el patrón de succión si se le da biberón con poco frecuencia después de los 20 días.
  • Generalmente en las mañanas hay más producción de leche, por lo que el bebé puede parecer ahogado, se debe levantar y colocar boca abajo
  • La areola y el pezón no se deben limpiar con agua después de la toma. Lo que me ha ayudado es colocar una gota de leche antes y después

Los remedios caseros

Debido al dolor, he buscado diferentes soluciones, los remedios caseros no los he hecho, pues he escuchado con buenas y malas. Dicen que se deben bañar los senos con agua de caléndula, pero también dicen que el bebé siente este sabor amargo y no se aconseja. En la asesoría me dieron una crema cicatrizante con la que he sentido alivió, se llama fitostimoline. Al comienzo me apliqué Purelán, pero me dolía más. Recientemente me recomendaron Bethene, pero no la he probado.

Mi gran pregunta es ¿pasará en algún momento este dolor? Mi bebé tiene 37 días, y no me imagino un año de lactancia dolorosa…así qué soy positiva en que sí va a pasar. Por la asesoría se que mi bebé se agarra y come muy bien, así que creo que es la irritación de los pezones la que me molesta…espero pase pronto para disfrutar más ese momento.

20130622-203501.jpg

Anuncios

4 pensamientos en “Con las puchas al aire

  1. hola Laura el dolor si pasa después de 3 meses me dejo de doler y eso que la niña es la segunda y pensé que como ya tenia a mi niño no me iba a doler pero si dolió mas que cuando lacte al niño, báñalos con agua fría sin nada de jabón eso me lo aconsejaron a mi en la clínica después de cada lactada chao saludos y DIOS los bendiga…..

  2. Hola Laura como estas. Un besito a Oliver. Bueno te cuento que la lactancia es un poco complicada y si duele. Lo digo por experiencia propia, yo alcance a darle seno a mi hija con sangre…. Perdón por ser tan especifica. Bueno te cuento que lo único que soluciono mi dolor y me animó a continuar con la lactancia es…. Hay un producto marca Medela que se llaman pesoneras son unos protectores para tus senos, son lo máximo. puedes conseguirlas en Pepe Ganga o en Farmasanitas. Creeme son geniales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s