Home

Hace unas semanas recibimos una gran sorpresa que no había podido comentar, pero es muy importante para mi hacerlo.

Cuando te decides a tener un bebé muchas cosas van cambiando en tu vida, en tu forma de pensar, y aunque te consideres afortunado porque tienes a Dios, a tu familia, pues a veces hay días en los que te preocupas por el dinero, por ejemplo. Y empiezas a hacer cuentas, a “echar números” y te preocupas porque parece que el dinero no alcanza. Pues sí, es la realidad, nunca tendrás la cantidad suficiente. Lo que no ves es que eso no es tan importante. Acercarte a Dios, disfrutar de tu familia y su apoyo incondicional, preocuparte por dar y hacer las cosas bien, eso lo es todo. Lo demás llegará…

Yo soy muy calculadora, y me gusta planear todo, tener el control, hacer proyecciones, y hay días en los que eso cubre mi lado creativo y sensible y me pongo pensativa. Era uno de esos días, en los que pensábamos que no le habíamos comprado muchas cosas al bebé, y ya me estaba sintiendo mal porque el tiempo pasa volando y queremos tener todo listo antes de su llegada. Era un día de preocupación. Fue entonces cuando nos anuncian que nos llegó una encomienda, pensamos que era equivocado, sin embargo dijimos que siguiera a ver de que se trataba.

David abrió la puerta y era una gran caja inmensa. Lo primero que pensamos era que se habían equivocado, pero la caja tenia nuestros nombres. Nos acordamos que Andreita, una amiga, nos habia quedado de enviar una tarjeta por el nuevo año y pensamos en ella, pero quedamos atónitos al abrir la caja. David la abrió y la cerró inmediatamente, suspiró y se quedó callado, y yo le pregunté ¿Que pasó? y me dijo “No mamor, no lo puedo creer”. Entonces la abrimos y empezamos a sacar ropita de bebé de varias tallas, peluches, cobija, zapatos…Parecía una caja mágica ¡Era interminable! Las lágrimas se me escurrían, sencillamente no podía creerlo, David también estaba como en shock, es que sencillamente no podíamos creer que Andreita nos hubiera regalado todo esto, nadie se pone en esa tarea. Nos dimos cuenta que la caja la abrimos al revés, por lo que encontramos una hermosa tarjeta al final, allí confirmamos que Andreita, Jason y Carmen nos habian enviado un tesoro, desde el exterior.

Ibamos a cambiar el piso del apartamento y estabamos iniciando la obra, por lo que nos tocó empacar toda la ropita de nuevo en la caja. Pero en unas horas estabamos abriendola de nuevo en nuestra cama, porque sencillamente parecía un sueño, queríamos ver todo de nuevo, tomar fotos y compartir con nuestros papás esta gran bendición. Como se que Andreita lee mi blog lo diré de nuevo:

MIL Y MIL GRACIAS CARMEN, ANDREITA Y JASON, NO HAY PALABRAS SUFICIENTES PARA AGRADECERLES ESTE GRAN Y VALIOSO DETALLE. GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Les enviaremos fotos cuando nazca nuestro pequeñín 🙂

Así, poco a poco han llegado las cositas que necesita nuestro bebé. Lo más importante para nosotros es saber que ahora nuestro tesorito es el centro de nuestra familia y que amor es lo que nunca le va a faltar 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s